[ Cerrar ]

“Usted disculpe; siempre no es culpable”


Publicado el 27 de Agosto del 2018 8:51 a.m. EDITORIALEDITORIAL



Una de las noticias más sonadas durante la semana es la posible liberación del ex gobernador veracruzano Javier Duarte y en cualquier momento podrían abrirse las puertas de la prisión para que retome su libertad.

La razón  es muy sencilla. Resulta que la PGR reclasificó los delitos que le imputó al retirarle acusaciones por delincuencia organizada y acusarlo ahora solo por el de Asociación Delictuosa.

Ese simple cambios de delitos, le podría permitir a Javier Duarte recuperar su libertad de manera casi inmediata, porque el delito de asociación delictuosa no exige prisión preventiva, como si lo requiere el de delincuencia organizada y así seguir el proceso en libertad. 

En pocas palabras, le cambia una acusación de delito grave por una no grave para que el Señor pueda recuperar su libertad y poder ofrecerle una disculpa al ser un inocente “perseguido político”.

Así de fácil, los grandes delincuentes salen por la puerta grande, tal como el caso de la ex lideresa sindical Elba Esther Gordillo Morales, quien resultó beneficiada con el fin de sexenio de Peña Nieto a quien “milagrosamente” la justicia ya no encontró ningún elemento para culparla, cuando antes sí lo había hecho y mantuvo en prisión durante al menos 5 años y entonces ya no es culpable de desvío de dinero, ni de desfalcar al Snte y ningún otro delito.

Y así, la justicia mexicana tendrá la oportunidad de aplicar todo el rigor de la ley a otro tipo de delincuentes, esos como el del empleado de una empresa de pan a quien se le descubrió robando unos cuantos panecillos de un establecimiento y fue exhibido a través de las redes sociales, “ese hombre sí merece estar en prisión y ser castigado sin temor, pues mire que robarse unos panes de un establecimiento, eso sí no tiene perdón”; Y no se trata de justificar la acción del hombre, simplemente de demostrar que la justicia no es tan ciega como señalan, que selecciona a quién condenar, bien dicen que la justicia es como las serpientes, sólo muerde a los descalzos y precisamente le tocó el turno al repartidor de pan, quien se ha convertido en una perfecta cortina de humo para que las miradas se distraigan del verdadero problema.

Los grandes delincuentes, quienes saquean al país están quedando libres, a nadie le gustaría pensar que es porque esos  saqueadores son precisamente los que ayudaron a López Obrador a llegar a la Presidencia y que sea esta una de las maneras de pagarles el favor, pues muchas veces el gobernador de Veracruz Miguel Angel Yunes, acusó a López Obrador de recibir millones y millones de pesos de parte del Gobierno de Javier Duarte, situación de la cual el ahora Presidente siempre se rehusó a aclarar pero que con las acciones que ahora está permitiendo (porque aún cuando no ha tomado protesta como Presidente Constitucional, ya toma decisiones en el país) solo avalan la amistad que une a Duarte y López Obrador.

En pocas palabras, una vez más se comprueba que en México no se castiga a políticos corruptos, solo se castiga al ciudadano común, pues la justicia mexicana ha demostrado que es selectiva.

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.