[ Cerrar ]

“VAMOS VIENDO”


Publicado el 22 de Mayo del 2017 9:54 a.m. OPINIÓNEl Clarín Por: Juan Bernardo Martínez Ventura



 

Por Juan Bernardo Martínez

Quiero empezar aclarando que mi punto de vista expresado es únicamente para ampliar el pensamiento y visión de los lectores sobre el asunto que tratemos, esperando por supuesto que se logre tal fin.

Cada persona cuenta con su perspectiva o punto de vista [muy personal] sobre cualquier asunto, ya que todas las personas somos diferentes en criterio y experiencia de vida. Y precisamente por la diferencia de desarrollo de vida que todos tienen, es importante reconocer que nadie piensa exactamente igual. Sin embargo, todas las personas pueden compartir pensamientos, o puntos de vista en específico con los demás. También, está la claridad de los conceptos y sus explicaciones para que cuando las personas los aprendan los apliquen; y cuando se comuniquen, logren acuerdos bajo la misma conceptualización.  Así es como se aprende, recibiendo conceptos, comprendiéndolos y aplicándolos; y después en base de esa aplicación y experiencia, recibiendo el beneficio del conocimiento y progreso en conjunto; en todo este proceso debemos de tener en cuenta que es prioritario permitirnos recibir los conceptos y conocimientos de manera tal que al adoptarlos también logremos mejorarlos, y para esto se requiere de mucha humildad. ¿QUÉ TIENE QUE VER ESTO CON LA POLÍTICA?

Ahora, si todos los humanos mexicanos somos diferentes, pensamos diferente y actuamos diferente, también debemos de aceptar que interpretamos diferente.

En la interpretación propia tenemos un enemigo del progreso, porque no nos permitirá establecer acuerdos si cada parte que está interpretando la ley lo hace de tal modo que busque el beneficio propio, o mejor dicho, que quiera salirse con la suya con el permiso y ayuda de la ley, sólo porque la ley puede interpretarse diferente. ¿No sería mucho mejor contar con una ley que en el espíritu de su perfección, también se asegure que no puede ser interpretada de modos diferentes?, de tal modo que todo quien aplicara la ley no tuviera oportunidad a interpretarla en busca de su beneficio.

Expondré un ejemplo con un artículo que ya usamos alguna vez en una columna anterior. Dentro del capítulo IV de la Constitución Mexicana vigente, el Artículo 34, establece que “Son ciudadanos de la República los varones y mujeres que, teniendo la calidad de mexicanos, reúnan, además, los siguientes requisitos: I. Haber cumplido 18 años, y II. Tener un modo honesto de vivir”. Eso significa que quienes no tengan un modo honesto de ganarse la vida, no deberían de ser considerados ciudadanos y por no serlo no podrían ser juzgados como ciudadanos, entonces los delincuentes no deberían de ser juzgados por el estado por no tener la calidad de ciudadanos. Tal vez se rían de esto algunos abogados, pero tienen que reconocer que esta interpretación es válida aunque risorio en su pretensión de aplicarla.

Sin intención de ser burlesco, grosero u ofensivo con las diferentes leyes sobre las que se rige la vida nacional, invito a meditar en la necesidad de contar con leyes en las que no exista capacidad de ser interpretada de diferentes maneras. Seguramente tendríamos como ciudadanos grandes beneficios. También, si los procesos de las diferentes instancias de administración y servicio público no tuvieran oportunidad de ser interpretadas de diferentes maneras, habría menos corrupción.

La lucha contra la impunidad, la corrupción y los malos hábitos civiles y de gobierno, estarían fortalecidas si la ley no pudiera ser interpretada de diferentes maneras.  El avance en los acuerdos podría ser a mejor velocidad si se realizaran en marco del común acuerdo y no tanto en interpretar la ley para el beneficio propio.

Así que, querido lector, este tema es parte fundamental para tener un mejor desempeño político y social. Estoy muy seguro que considerar la claridad anti-interpretativa, debería de ser de suma importancia y prioridad de nuestras necesidades ciudadanas. A cualquier político que no le interese este tema, ten presente que tal vez le interesa beneficiarse de la interpretación de la ley en beneficio propio.

El respeto y la tolerancia se fortalecen en tanto los términos con los que se esté alegando en un tema tengan una sola interpretación. La aceptación de las sentencias sería al final, en común acuerdo.

Los mexicanos merecemos y debemos de buscar desarrollarnos con la mejores herramientas posibles, tanto tecnológicas, científicas, culturales, deportivas, entre otras tantas; pero además saber que contamos con leyes que no pueden ser violadas por quienes se supone que las conocen bien. ¿No cree usted?

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.