[ Cerrar ]

Volvamos a dignificar la política


Publicado el 13 de Agosto del 2018 10:17 a.m. OPINIÓNRocío Labastida



Por: Rocio Labastida

Mi bisabuelo fue Gobernador de Jalisco, Francisco Labastida Izquierdo, fue famoso porque entró al Palacio de Gobierno en su bicicleta y salió en la misma bicicleta, un hombre honesto e íntegro con gran amor por su patria.

También fue uno de los grandes hombres que redactó la Constitución de nuestro país dando con ello viabilidad al proyecto de nación al lado de Venustiano Carranza.

Su padre, Luis Labastida y Rivas, General del Ejército puso en riesgo su vida, por salvar el estandarte tricolor, y evitar que quedara en manos de extranjeros, durante la batalla de San Lorenzo en 1863 en Puebla, contra los franceses.

Esta bandera se la regaló Benito Juárez a mi tatarabuelo por su valentía, y se encuentra actualmente en posesión de mi padre: Francisco Labastida Ochoa.

Pero esas épocas se ven ahora muy lejanas, ya no existen los héroes de la Patria, ni quienes están dispuestos a sacrificar su vida por honor y amor a México.

Sin embargo, estos tiempos convulsos, en que la corrupción y el narcotráfico se han mezclado con la política, traen épocas muy difíciles, donde es casi imposible permanecer inmaculado.

La política se ha vuelto una profesión de alto riesgo, por estos vínculos, y se ha vuelto también una profesión muy desprestigiada, donde la mayoría busca acceder a un puesto público para beneficiarse de él.

Quedan pocos servidores de vocación, verdaderos servidores públicos.

Si los hay, también hay que reconocerlos y agradecer su pasión de servicio, porque somos un pueblo muy ingrato, y sólo nos acordamos de lo malo, no le damos a cada persona su propio valor, y los etiquetamos a todos por igual cuando hay mucha gente decente también en este medio.

¿Cómo podemos dignificar la política? A mí me gustaría que habláramos también de los buenos servidores, que los reconociéramos, que los apoyáramos en estos momentos difíciles, cuando la profesión de la política es una profesión de alto riesgo.

Me gustaría también que los buenos elementos se decidan a participar de la política, que las personas más capacitadas y preparadas de nuestro México, no vean en la política una pérdida de tiempo, sino que se decidan a participar no sólo como candidatos o militantes de un partido, sino desde la creación de foros, instituciones y asociaciones con fines de encontrar soluciones a los problemas que nos aquejan, y de lograr las mejores propuestas para nuestro país.

Me imagino también que de ahora en adelante para escoger a los políticos y administradores públicos, escojamos a los mejores perfiles, y tengamos más crítica y análisis al momento de tomar la decisión, y evitar a personajes como el diputado banda o la senadora borracha y teibolera.

Deseo de todo corazón que logremos blindar la política de los abusos y los excesos, y que dignifiquemos el trabajo humano de servicio a los demás escogiendo a los mejores hombre y mujeres de nuestro país, y a partir de ahí les demos un trato digno y un salario justo, para poder ser equitativos, y dar lo mismo que queremos recibir.

Ojala algún día estos deseos pueden verse convertidos en una realidad.

Sería un mejor país para todos, ¿no cree?

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.