[ Cerrar ]

¿Y las esposas?


Publicado el 3 de Julio del 2018 9:08 a.m. OPINIÓNRocío Labastida



Por: Rocio Isabel Labastida Gómez

 

Definitivamente el que gobierna un país, es el que fue votado Presidente.

Las esposas no deben intervenir más allá de lo razonable y de su papel como presidentes del DIF, y el Voluntariado Nacional en los asuntos de Estado. Pero invariablemente, intervienen, de acuerdo con sus propios intereses, su carácter, su gusto por la política y el poder de convencimiento que ejerzan sobre su marido.

Entonces, tenemos por ahí a primeras damas como Martha Sahagún, que fue de alta influencia sobre su esposo, y la compañera María Esther Zuno de Echeverria que ejerció un gran poder y una gran influencia en la cultura del rescate y promoción de nuestra identidad cultural.

En gustos se rompen moldes, y la primera dama actual ha sido más bien lucidora, gustosa de la moda y de aparecer elegante y bien arreglada en eventos sociales, y en sus numerosos viajes al extranjero.

No se podía esperar otra cosa: los manzanos dan manzanas, y los perales, peras. Ella como buena artista ofreció lo que más quiere y cuida: su apariencia.

Ahora bien: ¿que nos espera con otras primeras damas? Vamos viendo quienes son y que han hecho para saber lo que vamos a ver.

La esposa de Anaya se llama Carolina Martínez, es una mujer muy joven y preparada, generalmente le huye a los reflectores y las entrevistas, por lo que se sabe muy poco de ella. Es licenciada en administración por la Universidad de Querétaro, sin embargo no ha trabajado, ya que se casó joven y se ha dedicado a sus hijos.

Tiene visa de acompañante de alumnos de escuela privada en Estados Unidos, por lo que Anaya gasta casi 2 millones de pesos al año en pagar la escuela de sus tres hijos pequeños en un prestigiado colegio de Atlanta, donde reside en una mansión de lujo.

No se puede esperar mucho de ella, ya que, con sus hijos pequeños, nula experiencia política, y poca experiencia en el trabajo, es poco probable que tenga tiempo y gusto para atender más de algunos eventos a los que se verá obligada a asistir, por esto ella ni le suma ni le resta a Anaya, aunque el hecho de que residan en los Estados Unidos, y mantengan ese nivel de vida, ha sido muy criticado. Me pregunto si realmente queremos de Presidente a un residente de los Estados Unidos de América.

La esposa de López Obrador se llama Beatriz Gutiérrez Müller, tiene casada desde el 2006, aunque se conocieron antes, ya que ella trabajó con él desde el 2001, en el Gobierno de la CDMX, en el área de comunicación. Obrador queda viudo dos años después de conocerla, y tres años después se casa con ella.

Tienen un hijo pequeño, de nombre Jesús Ernesto, en honor a Jesús de Nazareth, y a Ernesto el CHE Guevara, ya que los dos se reconocen cristianos, y admiradores del famoso guerrillero.

En cuanto a estudios, terminó la licenciatura en Ciencias de la Comunicación, y una Maestría en Letras, ambas en la Universidad Iberoamericana en Puebla.

Nació en 1969, por lo que es más joven que su esposo, pero se encuentra en muy buena edad, con madurez y juventud. Su influencia sobre su esposo es grande, y su participación política también.

En esta campaña dio conferencias, entrevistas, grabo videos sola y junto a su esposo, y hasta cantó y mentó madres con señas obscenas con su mano, acompañada de Tatiana Clouthier.

Hasta ahí todo suena muy bien, parece ser preparada y solidaria, participativa (demasiado participativa, yo diría), pero resulta que en sus videos y sus intervenciones en prensa ha cometido tal cantidad de errores, que nos lleva a pensar que los libros que tiene en su biblioteca están de adorno, o que alguien le ayudó a terminar su preparación académica, y a escribir su libro.

Durante una grabación junto a su esposo en las ruinas de Chichen Itza comenta que: “así como el Sol gira alrededor de la tierra, y todo cambia y evoluciona, así vamos a ver un cambio en México”

UPS...¿ El sol gira alrededor de la tierra? ¿En qué Sistema Solar que no lo conozco? (pueden revisar el video en Lady Copérnico en Youtube, porque ya sé que van a decir que estoy inventando.

Otra muy reciente, un error tan obvio: le adjudica la frase de “No sólo de pan vive el hombre” de Jesucristo, a Federico García Lorca. Por Dios, pues no se dice  cristiana. Es de elemental cultura ese dato.

Y bueno, lo de hacer señas obscenas tampoco es muy bien visto para una primera dama.

Así las cosas con ella, muy participativa, influyente, atrevida, y poco documentada.

Pasemos a conocer a Juana Cuevas; esposa de José Antonio Meade. Ellos se conocen estudiando economía en el ITAM, Meade era uno de los alumnos más destacados, y ayudaba a sus compañeros a entender los temas que les eran complicados, de esa amistad nace el amor y se comprometen en matrimonio. El amor entre ellos es  evidente, no lo ocultan, más que una sociedad o una complicidad como se aprecia en las otras parejas, el amor entre ellos es muy evidente: respetuoso, comprensivo, solidario.

Ella es una persona muy sencilla y humana, a pesar de haber estudiado economía se muestra muy interesada por el desarrollo humano y las artes, pinta y dicen que lo hace bastante bien.

Su amor al arte mexicano, no nace a raíz de la campaña, ni es reciente, ella tiene una colección de blusas bordadas a mano por artesanas mexicanas que ha ido comprando a lo largo de los años, y no sólo comprando, ha organizado a las artesanas en cooperativas, les ha conseguido créditos, y las ha ayudado a vender sus productos organizando eventos, ella comprende que es mejor enseñar a pescar, que regalar el pescado, como buena economista que es.

Conocerla en persona fue impactante, su sencillez y calidez son únicas. Recuerdo que fui a un evento a conocerla y me sorprendió el cariño tan genuino con el que las personas se expresaban de ella, no iban al evento acarreadas, sino por convicción. Ahí algunas doctoras y pacientes nos relataron como Juana tiene ya más de 10 años ayudando en el IMSS como voluntaria, y hasta hace apenas unos meses, se dieron cuenta de que es esposa de Meade. Su sencillez de trato, y presentarse sin guardaespaldas no eran indicios de la esposa de un candidato presidencial.

Ellas relatan que creó una sala de lectura y música para lactancia materna, y una ludoteca para los niños de cáncer entre otras cosas.

Tuve la oportunidad de volver a platicar con ella en otro evento, esta vez solas y con tiempo; al explicarle mis planes para mejorar la educación en México, se mostró sumamente interesada, y me hizo preguntas muy concretas y muy acertadas, como si ya supiera del tema.

Una última vez tuve la oportunidad de verla en otro evento en la tierra de mi padre, Sinaloa, de inmediato me reconoció y me dijo: estás en todos lados. A lo que yo pensé: ella es la que está en todos lados, cuanta gente no habrá conocido y saludado, y me conoce y reconoce como si fuéramos amigas de años.

Centrada, mesurada, generosa, positiva y dulce son algunos de los adjetivos que me vienen a la mente para describir a esta gran señora.

Creo que si gana Meade no solo tendremos a un gran Presidente, sino que tendremos a una excelente mujer a su lado, que lo ayudará enormemente, y que será una primera dama extraordinaria.

Es la mujer que nos puede representar dignamente: con sencillez, pero elegancia, con amor a nuestra cultura y a nuestro arte, y sobre todo con profundo amor a México.

Es la Primera Dama que merecemos.

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.