[ Cerrar ]

¿Y luego de la tragedia?


Publicado el 10 de Septiembre del 2019 8:57 a.m. EDITORIALEDITORIAL



Inconcebible resulta la reacción del Presidente Municipal de Culiacán Jesús Estrada Ferreiro luego de la tragedia ocurrida el pasado día jueves 05 de septiembre cuando una jóvencita de tan solo 17 años fuera arrastrada por la corriente que se generó en una de las avenidas principales de la ciudad, y fuera literalmente “tragada” por una alcantarilla que se encontraba abierta en el lugar.

     Visiblemente molesto el alcalde arribó al lugar de la tragedia y al ser cuestionado sobre las acciones que se realizarían por parte del municipio para ayudar a los afectados de la zona, se deslindó diciendo que es responsabilidad de los afectados por estar instalados en lugares inundables.

    ¡Hágame usted el favor!, ¿no se supone que es responsabilidad del municipio garantizar la seguridad y el bienestar de los ciudadanos?.

    Una autoridad no puede responder que no sabe cuántas son las familias afectadas, que no es su responsabilidad, que los afectados son los responsables de lo que les sucedió.

    No puede decir como Estrada Ferreiro lo hizo que ellos se tienen que ayudar solos porque ya saben que viven en un lugar de alto riesgo, que no se les va a rehubicar porque fueron ellos mismos quienes llegaron a esos lugares irregulares y que en caso de tener permiso es responsabilidad de los funcionarios anteriores que les otorgaron dicho permiso.

    Es un alcalde el responsable de facilitar a la ciudadanía que confió en él su tranquilidad y bienestar de acuerdo a sus posibilidades pero no darles la espalda.

    ¿A caso una familia en la tragedia merece que le cierren las puertas y le nieguen la oportunidad de salir adelante de su problema?

     Jesús Estrada Ferreiro debería tomar más en serio su responsabilidad como alcalde, y sobre todo ayudar a quienes lo necesitan, son familias vulnerables, que de seguro de tener la oportunidad de vivir en otro lugar lo harían, pero quizás la vida los colocó ahí por su falta de oportunidades.

    Es tiempo de que el alcalde entienda que sin importar quien los puso ahí o por qué están ahí puedan tener la garantía de una vida tranquila y fuera de peligro.

    Ahora, de la joven que perdió la vida, una familia está destrozada; es lamentable.

    Una pérdida que pudo haberse evitado muy fácilmente, una jovencita que tal vez sentía temor de no llegar a tiempo a casa y que se atrevió a cruzar el caudal del agua, que no sabía que al bajarse de su automóvil para intentar ponerse a salvo le causaría la muerte.

    Una alcantarilla que No tenía por qué estar destapada; el miedo de los testigos que no se atrevieron a hacer nada o que en realidad no había nada que hacer.

Es una muerte injusta,

¿Y los responsables de mantener una ciudad segura?  ¿los funcionarios que debieron haber atendido la infinidad de reportes de esa y otras tantas alcantarillas en mal estado?

De seguro estarán dando declaraciones de que la culpa es de la gente que no cuida la ciudad... por favor, ¡cuanta impotencia!.

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.